Historia

    Fuente y plaza Constitución

    Cada pueblo o ciudad, tiene una plaza principal con ciertas características que le permite este título. San Pedro ostenta orgulloso la llamada Plaza Constitución (aunque muchos la conocen como plaza de la iglesia), donde se encuentra la fuente ícono del 1900, como también su iglesia principal inaugurada en 1872.

    El origen de la misma se remonta a la época de los franciscanos recoletos, quienes organizan el poblado de aquél entonces basado en el sistema de damero, costumbre española de organización urbana.

    De esta manera quedaría organizada en cuadrículas donde las calles se cortarían perpendicularmente y se dejaría un espacio de una o dos manzanas destinados para la plaza principal, alrededor de la cual se levantarían los edificios públicos. Esto era una obligatoriedad sostenido por las leyes españolas, por lo que al recorrer cualquier país latinoamericano, es fácil detectar cuando una ciudad fue fundada por españoles, en vistas de este estilo de construcción con espacio destinado exclusivamente para la iglesia, edificio público y escuela frente o muy cerca de la plaza principal.

    El otro sector se destinaría para la plaza propiamente dicha en la cual en sus comienzos ostentaba una réplica de la pirámide de Mayo levantada en 1858.

    En el año 1840 se enfrentan en este lugar las fuerzas Unitarias del General Juan Lavalle con las fuerzas Federales de Santa Fe. Dicho General desembarca en las costas sampedrinas en su gesta libertadora y en oposición al Gobernador Juan Manuel de Rosas. Una vez finalizado el combate con triunfo de los Unitarios, Lavalle sigue su camino hacia Buenos Aires.

    Cien años más tarde se construyen veredas, cruzando la plaza en direcciones opuestas, se plantan paraísos, se colocan postes con cadenas alrededor de la misma.

    Recién en 1864 se organiza y se planifica plantar por primera vez los árboles que acompañarían a los paraísos.

    Seis años más tarde se reemplazan los paraísos por naranjos, siendos los testigos de la inauguración de la iglesia principal dos años después.

    Pasaron otros seis años para que se elimine la calle que pasaba frente a la iglesia, convirtiéndola en senda peatonal y uniendo ambas plazas, hecho que muchos les llama la atención al encontrar este edificio dentro de la misma.

    Una plaza que fue modificada en muchas ocasiones como cuando en 1905 se inaugura la fuente, estando al frente del municipio el Intendente Eduardo Gonzáles Bonorino,donde anteriormente supo estar la mencionada pirámide de Mayo. Se desconoce cuál fue el paradero de la emblemática replica. La fuente aún conserva la estructura y farolas originales, habiendo sido restaurada varias veces y cambiando su aspecto hasta como la conocemos hoy.

    Al cumplirse los cien años de la muerte del General San Martín en 1950 se levanta el busto en su memoria. Cuentan anecdóticamente que el sacerdote de turno pidió que el General no le diera la espalda a la iglesia y es por eso su mirada se posa hacia otro horizonte que no son las cordilleras.

    Los árboles de tipas o acacia dorada que adornan la plaza actualmente tienen más de cien años, son testigos de muchísimas uniones, evanescencias, son los mejores testigos mudos de una ciudad que fue creciendo al ritmo de las exigencias de aquellos que buscaban un futuro sustentable y un vivir mejor.

     

    ¿Sabías qué... el buscador Google la nombra como Plaza San Martín, aunque ese no es su nombre oficial, ni popular?

    -33.6757795, -59.6628982