Paseos y Excursiones

    Río Tala: Hogar de Fray Cayetano Rodríguez y cobijo de Luis Sandrini

    La localidad de Río Tala es también conocida  como “Villa Catalina”. A la vera del Arroyo El Tala, las tierras fueron habitadas por los Querandíes que fueron desapareciendo con el tiempo sin dejar demasiados rastros.
    Caracterizada por el gran crecimiento de talas, árbol espinoso cuyos frutos es apreciado por los pájaros, es el acceso más utilizado para llegar a San Pedro por la ruta 1001.

    Postas, estancias, viejos almacenes, casonas antiguas y recuerdos de antaño buscan rescatarla del olvido.
    Sus prósperos campos fueron elegidos por la diversidad de colonos para conservar el legado del trabajo, la amistad y el progreso.
    Durante mucho tiempo cobijó a la familia de Fray Cayetano Rodríguez, nacido justamente en este poblado en una estancia que aún conserva su nombre.

    Un rincón que comenzó a poblarse con mayor rapidez con la llegada de la primera estación de trenes. Los asentamientos se dieron cerca del lugar y en el paraje La Celina.

    Hoy, la localidad cuenta con restaurantes y asadores de campo, puestos de venta de frutas, dulces y chacinados y la popular Campiña de Mónica y César Mascetti.

    Para visitar:

    Fonda Bar Lazo, una casona de 1910, construida totalmente en barro y recubierta con chapas de segunda clavadura, siendo hoy un bar muy particular con sus chapas de zinc. Fue declarado Monumento Histórico Municipal con la ordenanza 5607/06

    El Almacén de Ramos Generales de Raúl Coma: Clavos, alpargatas, maquillaje, comestibles y carbón nada debía faltar. Desde 1921 hasta la actualidad mantiene las mismas características, los viejos surtidores en la puerta del almacén  remontan a tiempos lejanos y por eso fue insoslayable no declararla de interés municipal.
     

    La pequeña iglesia que nuclea la fe de muchos fieles y los reúne en los santos oficios semana a semana data de 1949. Nuestra Señora de Luján acompaña desde aquel entonces, por la generosidad de la gente del lugar que no ansiaba tener más sino donar más.

    Así de grande era la generosidad en aquellos tiempos. Por eso Río Tala también debía tener su plaza y es así que Juan Bautista zucchi, dona los terrenos y hoy se destaca por la gran cantidad de canteros que posee. Desde 1941 es el lugar elegido por los niños para jugar, por los jóvenes para tomar mate, enamorarse o sencillamente caminar.

    Su única escuela, la Nº 12  funciona desde 1905, en un predio que también fue donado por una familia del lugar.

    En otro sector del pueblito, aún se conserva un viejo rancho donde vivió en su niñez el recordado Luis Sandrini. Siendo niño su familia se radicó en San Pedro; se recibió de Maestro en la Escuela Normal Mixta Fray Cayetano José Rodríguez de San Pedro, y posteriormente marchó a Buenos Aires en busca de la gran ciudad y de su destino artístico.

    La antigua Estación de Trenes, espera solitaria el paso casi olvidado de algún servicio ferroviario y frente a ella, se levanta una vieja casona cuyos ladrillos sin revoques acusan el paso del tiempo. Cuentan que en una época  albergó la Sucursal del  Correo Argentino, y que hasta ese lugar llegó una  pariente del jefe relevante del correo. Rosita Melo, una joven que le da vida al vals Desde el Alma”  nacido desde el desengaño y una pena de amor.

    La Campiña de Mónica y César Mascetti es un lugar ideal para ver procesar la fruta, la elaboración de dulces, saborear los productos de la huerta y divertirse con las palomas, como así también conocer la trayectoria de los dos periodistas a través del museo de fotos o el video.

    Automóvil Club Argentino: Ubicado en la Ruta Nº 9 km 153. Antiguamente funcionaba en la intersección de la Ruta N° 9 vieja y Ruta 1001 (hoy Centro Universitario)
    La construcción del edificio comenzó en 1948 terminándose dos años más tarde.
    El primer encargado fue el señor Antonio Di Pierro, siendo los primeros despachantes de combustible, el señor Ernesto Domínguez y José Unamuno. Durante muchos años fueron concesionarios los hermanos Osvaldo y Omar Schallibaung.

    Con el pasar de los años la Ruta N° 9 se desvío y debió trasladarse a su actual ubicación.